Zapatos rojos contra la violencia de género.

  • Imprimir

Hay zapatos que cuentan crímenes.

En 2009, Elina Chauvet una artista mexicana, creyó que podía visibilizar los asesinatos de mujeres que se cometían a centenares en Ciudad Juárez (México) con unos zapatos rojos. Zapatos, porque de las desaparecidas a veces sólo se encontraba eso. Rojos, por la sangre y la violencia. Reunió 33 pares y los expuso como si marcharan en silencio. Aquella patada sobre conciencias dormidas tuvo réplicas en Argentina, Italia, Reino Unido, Ecuador y España.

Se trata de llamar la atención hacia una violencia que parece enquistada como un mal endémico de la sociedad. La violencia contra las mujeres suele quedarse de puertas adentro. De ahí el arte público.

Elina Chauvet comenzó pidiendo zapatos a las mujeres y la noticia voló: "Hay una artista que pide zapatos". Luego, invitó a pintarlos: "Dicen que los pintan de rojo". Y luego los expuso para que todos y todas lo vieran y sintieran: los zapatos representan los centenares de mujeres , niños y niñas que son víctimas de la violencia machista.

En España, el Ministerio de Justicia reconoce 43 muertes vinculadas a la violencia de género en lo que va de 2018. Pero hay violencias que no se ven porque se quedan en casa.

En Seseña nos vamos a sumar a esta campaña, NI UNA MAS: ZAPATOS ROJOS CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO por ello estamos recogiendo zapatos de cualquier forma, tamaño o color para exponerlos el 26 de Noviembre como muestra de rechazo ante cualquier forma de violencia.

Consulta los puntos de recogida, en breve te informaremos de un taller que vamos a realizar para pintarlos por si te apetece sumarte.

Si quieres más información o quieres realizarnos alguna sugerencia ponte en contacto con el Centro de la Mujer de Seseña.

¡Te esperamos!