El servicio de mantenimiento de parques infantiles realiza más de veinte reparaciones cada mes.

  • Imprimir

Desde su puesta en marcha, el pasado mes de septiembre, el servicio de mantenimiento de parques infantiles que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Seseña lleva a cabo más de veinte reparaciones cada mes.

En total, la empresa adjudicataria se encarga de los treinta y ocho parques infantiles del municipio repartidos en los cuatro núcleos urbanos: Seseña, Seseña Nuevo, Vallegrande y El Quiñón. El objetivo de esta iniciativa es garantizar la seguridad en el uso de las instalaciones por parte de los niños, asegurando que los juegos mantengan su valor lúdico, y mejorar la comodidad de todos los usuarios, así como conseguir un mantenimiento sostenible de las zonas públicas, especialmente de las dedicadas al ocio y el disfrute de los niños y jóvenes.

A través de este servicio, se lleva a cabo cada quince días una inspección para identificar los riesgos evidentes que puedan derivarse de actos vandálicos, del uso, de la mala utilización o de las condiciones meteorológicas. Las funciones principales de esta Inspección son la detección de los deterioros existentes en las áreas de juego, como piezas desaparecidas, aristas vivas, cimientos al descubierto, desgaste de las piezas móviles, integridad de la estructura, acabado de las superficies, pintadas, etc.

De esta forma, se detectan las actuaciones que es necesario realizar en los elementos de cada parque y se planifica su ejecución. Además, el servicio incluye el mantenimiento del área de juegos libre de objetos peligrosos (vidrios, piezas metálicas, restos de obras…), y el precintado de los elementos que representen un peligro evidente para los usuarios.

La concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Rosa Laray, ha señalado que el propósito de este servicio es mejorar notablemente la limpieza y el aspecto de los parques, prestando especial interés a la seguridad de los más pequeños en el uso de las áreas de juego, y con el objetivo de que los parques infantiles se mantengan en buen estado.