El gobierno municipal recupera para los vecinos la zona verde más importante de Vallegrande.

  • Imprimir

Esta semana darán comienzo las obras de remodelación de la parcela municipal en la que se situaba la antigua piscina de Vallegrande y que el equipo de gobierno municipal va a destinar a la creación de un nuevo parque urbano para este barrio de Seseña. La urbanización de Vallegrande de Seseña es un núcleo residencial de Seseña situado al otro lado de la autovía A-4 lo que le otorga cierta independencia respecto del resto de los núcleos del municipio. Esta situación hace que exista un déficit en cuanto a la existencia de zonas recreativas para la población adolescente dentro de la propia urbanización; muchos de estos jóvenes se ven obligados a trasladarse a los parques de Seseña Nuevo o Seseña Viejo, o bien “improvisar” en la propia urbanización lugares de reunión y recreo que la mayoría de las veces no son los más adecuados ni para ellos ni para el resto de vecinos.

Zonas recreativas y una pista de skate

El nuevo parque urbano se ha ubicado en una de las parcelas perteneciente al antiguo Centro Social de la urbanización, junto a un edificio actualmente sin uso, que contaba con dos piscinas: una gran piscina de recreo y otra piscina infantil de chapoteo. En la actualidad estas piscinas se encuentran también fuera de uso y en estado de abandono. Las actuaciones previstas proponen la reutilización de la piscina grande como pista para la práctica de deportes sobre ruedas, como el skate o el ciclismo, con la instalación de una nueva pavimentación que delimite diferentes recorridos. Para facilitar a la pista de los patinadores y ciclistas desde el propio parque, se proyecta la construcción de una rampa. También se instalará mobiliario urbano e iluminación y los acabados se adaptarán al nuevo uso programado. De la misma forma, la piscina infantil se va a transformar en una fuente de surtidores verticales que pueda ser utilizada en el periodo estival como lugar de refresco dentro del parque. En este sentido, y para fomentar el uso de toda la superficie de la zona verde, se ha proyectado un itinerario de recreo dentro del parque, este camino peatonal pavimentado servirá de conexión entre los distintos espacios y delimitará claramente dos zonas de juegos infantiles, con elementos adaptados a niños de edades diferentes.

Además, se destina la parte oriental de la parcela para la distribución de un “pipican” para las mascotas de la propia urbanización. De esta manera, se satisface una necesidad que acuciaba a los vecinos, ya que a día de hoy la urbanización no contaba con un espacio de esta índole. Se trata de una zona que queda totalmente aislada de las zonas residenciales, evitando así las molestias que actualmente se dan en otras parcelas que no son aptas para este uso.